Sobre Galería Maior

La Galería Maior se funda en Pollença en 1990. Desde entonces ha llevado a cabo una importante labor en la promoción del arte contemporáneo. Representa tanto a artistas emergentes como consagrados, y trabaja con nuevos medios para crear formas innovadoras de explorar, interpretar y visualizar nuevos lenguajes y experiencias artísticas. Desde julio de 2004, Maior cuenta con un nuevo espacio en Palma.

La galería ha participado en las principales ferias de arte contemporáneo, tales como ARCO (desde 1994), ArtCologne (desde 1995), Loop, Artissima, KIAF, PULSE Miami y PULSE New York, entre otras.

Durante el verano, la galería organiza un ciclo de proyecciones de videoarte titulado “El video en el tejado”: las noches de los meses de julio, agosto y septiembre, críticos, comisarios, directores de museo y artistas presentan sus selecciones de las últimas creaciones en video en la terraza de la galería en Pollença.

Un programa de aproximadamente siete exposiciones por año ofrece una muestra del trabajo más reciente de artistas jóvenes y nombres destacados. También colaboramos con museos, instituciones y fundaciones en la difusión del trabajo de nuestros artistas a nivel nacional e internacional.

Disponemos así mismo de talleres experimentales en los que los artistas desarrollan diversas técnicas. Amador, Broto, Campano, José Pedro Croft, Xavier Grau, Eva Lootz, A.R. Penck, Jürgen Partenheimer, Charo Pradas, Susana Solano, Darío Urzay, Mónica Fuster, Joan Cortés, Núria Marquès, Aina Perelló y Nicholas Woods son algunos de los creadores que han realizado ediciones para la galería.

PRÓXIMA EXPOSICIÓN:

OLIMPIA VELASCO

A PIECE OF NATURE 'Friluftsliv'

inauguración sábado 25 de marzo en Palma - Art Palma Brunch de 11 a 14h.

+ info

 

“Cuando detecto la belleza en cualquiera de los recovecos de la naturaleza percibo, por el espíritu sereno y reservado que requiere para su contemplación, la inexpresable intimidad de una vida silenciosa y sin ambición. [...] Al caminar por los bosques me doy cuenta de que un sabio proveedor ha estado allí antes que yo; mi experiencia más delicada está tipificada en ellos. Me sorprenden las gratas compañías y unanimidades de la naturaleza, como cuando el musgo de los árboles adopta la forma de las hojas.” (Historia natural de Massachusetts, 1842) Henry David Thoreau.

“Creo que “friluftsliv”, primero y por encima de todo, es sentir el placer de estar en la naturaleza, solo o con otros, experimentando placer y armonía con los alrededores – estar en contacto con la naturaleza y haciendo algo significativo.”(Dahle, B. Henderson, B. & Vikander, N., 2007, pág.23).

Durante estos últimos años mi trabajo artístico está ligado a la naturaleza y a la respuesta desesperada que ella ofrece ante las invasiones humanas, desde sus despertares silenciosos hasta sus gritos más violentos. 
Encontrar un lugar donde la potencia de sus paisajes hace que al ojo humano le cueste descansar, que haya espacios naturales que no necesitan ser protegidos porque la propia naturaleza los protege con sus condiciones climatológicas, que los paisajes se acumulen en la cabeza y aparezcan como flashes a lo largo del tiempo, que a las intervenciones humanas no les quede otro remedio que llenarse de naturaleza, ha creado el punto partida de este proyecto. 

A piece of nature es un proyecto que recoge recortes del paisaje noruego, un paisaje con tanta fuerza y potencia que ha ido mandando mensajes de autoprotección, y que desde una perspectiva subjetiva interpreta las señales que la naturaleza ha ido mostrando al ser humano a lo largo del tiempo hasta llegar al término noruego “Friluftsliv”, término que reúne todos lo vínculos del hombre con la naturaleza y que literalmente se traduce como “Al aire libre” pero que no es fácil de definir puesto que hay que concebirlo y vivirlo. En Noruega la división entre cultura y naturaleza es mínima. El país invita a “friluftsliv”. Estudiar las conexiones del ser humano con la naturaleza (biofilia), las migraciones de las aves en la primavera o el cambio climático es necesario.
“Friluftsliv” no significa abandonar la sociedad ni la vida moderna sino pasar más tiempo en la naturaleza, simplemente  por el hecho de formar parte de ella.

“Los fiordos, los bosques, el mar. Noruega es uno de los últimos territorios vírgenes de Europa, dotado de una belleza salvaje, donde el hombre ha logrado vivir en armonía con su entorno.(Jesús Rodríguez. El Manual de la buena vida. El Pais)