Sobre Galería Maior

La Galería Maior se funda en Pollença en 1990. Desde entonces ha llevado a cabo una importante labor en la promoción del arte contemporáneo. Representa tanto a artistas emergentes como consagrados, y trabaja con nuevos medios para crear formas innovadoras de explorar, interpretar y visualizar nuevos lenguajes y experiencias artísticas. Desde julio de 2004, Maior cuenta con un nuevo espacio en Palma.

La galería ha participado en las principales ferias de arte contemporáneo, tales como ARCO (desde 1994), ArtCologne (desde 1995), Loop, Artissima, KIAF, PULSE Miami y PULSE New York, entre otras.

Durante el verano, la galería organiza un ciclo de proyecciones de videoarte titulado “El video en el tejado”: las noches de los meses de julio, agosto y septiembre, críticos, comisarios, directores de museo y artistas presentan sus selecciones de las últimas creaciones en video en la terraza de la galería en Pollença.

Un programa de aproximadamente siete exposiciones por año ofrece una muestra del trabajo más reciente de artistas jóvenes y nombres destacados. También colaboramos con museos, instituciones y fundaciones en la difusión del trabajo de nuestros artistas a nivel nacional e internacional.

Disponemos así mismo de talleres experimentales en los que los artistas desarrollan diversas técnicas. Amador, Broto, Campano, José Pedro Croft, Xavier Grau, Eva Lootz, A.R. Penck, Jürgen Partenheimer, Charo Pradas, Susana Solano, Darío Urzay, Mónica Fuster, Joan Cortés, Núria Marquès, Aina Perelló y Nicholas Woods son algunos de los creadores que han realizado ediciones para la galería.

EXPOSICIONES ACTUALES:

EULALIA VALLDOSERA

+ info

9 junio - julio 2016  -  Palma 

 

MAR DE PLÁSTICO 

“La superficie marina es como un velo que el plástico imita. Los velos protegen pero también ocultan realidades”. Así arranca el texto demoledor acerca del mal uso del plástico que exhibo junto a los trabajos visuales. Con el mar de fondo, una instalación y una serie fotográfica señalan la toxicidad actual de nuestras aguas, otra vuelta de tuerca al leitmotiv que me caracteriza: la limpieza como práctica oculta a los ojos de una sociedad que discrimina ciertas tareas considerándolas de segundo grado y relegándolas a las capas más desfavorecidas.
Según el psicoanálisis aquello que más rechazamos termina por ocupar el centro de nuestra atención, y así ocurre en estas imágenes en las que el plástico protagoniza, a modo de un baile de máscaras, una revisión del arquetipo religioso nacido en Europa acerca del agua y su protección por las vírgenes que lucen en las capillas dedicadas al mar. Celebran lo que denuncian, estas imágenes futuristas nos hablan del arte de la representación del pasado. 
Más sorprendente aún es el tejido que resulta de combinar las fotos de pequeñísimo formato de los refugiados ahogándose en nuestro mar, o de los animales pereciendo bajo las islas tóxicas que flotan en el agua de donde nace la vida y que los media difunden llegando a formar parte de nuestra realidad cotidiana, con las imágenes surreales de gran formato construidas con un simple manto plástico donde la luz acoge propiedades líquidas. Su belleza aterradora remite al movimiento de las olas que ocultan una de las más terribles realidades de hoy: el vertido indiscriminado de tóxicos al mar.
Tierra adentro contemplamos, reflejadas, las olas fragmentándose en la pared blanca de la sala y penetrando el interior de varios cubos destinados a contener los vertidos tóxicos en las casas rurales. Su herrumbre nos habla de la decadencia y el peligro que supone para los líquidos que en ellos se vierten. Llenas de un líquido oscuro se convierten en espejos de las olas marinas y del sol fragmentándose en mil estrellas danzantes. Un canto de agonía a los líquidos venenosos que flotan en su piel que nos oculta e hipnotiza ante una realidad que preferimos ignorar.

©Eulalia Valldosera, 2016

 

FIROUZ FARMAN-FARMAIAN

+ info

marzo - junio 2016  -  Pollença 

“Momentary meditations”

‘Llega un instante donde uno se para, aunque sea para un nanosegundo, como paralizado por la realización de estar en un cruce, al cruce de multitud de conexiones, de convergencias - meditación momentánea- antes de estar de nuevo atrapado en el fuego del próximo instante, hacia el futuro.
Meditaciones Momentáneas es un recorrido simbiótico de tres años de trabajo, pero también el síntoma de un intercambio artístico - humano con el artista mallorquín Amador y del apoyo creativo de la Galeria Maior. Parar el tiempo.’
La muestra se destaca en dos segmentos de manera simétrica, la identidad, búsqueda de raíces como hijo de la inmigración Iraní post revolucionaria, al lado de lo que llegue a llamar mis estudios en Escuela de la Nueva Abstracción.